Skip links

Main navigation

¡Ay el dolor!

Hace unos meses hice un texto para una revista y al final no llegó a ver la luz. Os dejo por aquí esta reflexión que espero os resulte interesante:

Me comentaban ya hace unos años que cada vez que me veían siempre me dolía algo, siempre habia alguna molestia o algúna lesión… y quizás por costumbre no había reparado en ello hasta oirlo pero así es. Lo que cuento no es nada nuevo para los que leeis esto pero a donde quiero llegar es, ¿todo esto nos dá una resistencia mayor que la media al dolor? en términos más técnicos, ¿aumenta nuestro umbral de percepción del dolor?
Veamos, si ahora mismo estás leyendo esto y patinas, lo mínimo que vas a tener es un dolor en la espinilla , a partir de ahí las posibilidades son múltiples, desde magulladuras en cualquier parte a las cuales no damos importancia, hasta luxaciones , torceduras, inflamaciones…. que son las que peor llevamos, pero nó porque nos duelan o molesten, sinó porque nos impiden patinar, eso si que es duro….
Ahora pensemos en el típico “meme” que seguramente visteis por las redes, este o uno similar: dos viñetas, en una un futbolista tirado que parece que le han arrancado una pierna pidiendo camilla y en la otra un skater que ha caido desde un rail y no piensa más en levantarse y darle otro tiro… Creo que es un buen ejemplo, exagerado puede ser, de esto del “umbral del dolor ” sobre el que vá la reflexión.
También hay que decir que esto no es nada positivo muchas veces, me refiero a que no damos importancia a un dolor muscular mientras estamos en la sesión, en caliente, y luego al parar , por haber seguido dandole caña , hemos convertido un tirón, en una sobrecarga, por poner un ejemplo; para esto no queda otra que ir conociendonos mejor con el tiempo e ir reconociendo los dolores que ya antes hemos tenido y echar el freno a tiempo.
Asique más que decir que si o que no aguantamos más o mejor que la mayoría de personas,lo que yo creo es que a base de tanto castigo que sufre nuestro cuerpo, simplemente damos menos importancia a cualquier lesión o golpe, eso si, ¡mientras no nos quite de volver a patinar el día siguiente!