Skip links

Main navigation

Tours fallidos 1: Roberto Alemañ

En estos días dejaré de lado un poco las fotos y noticias habituales para dar paso a esta sección titulada “Viajes fallidos” donde patinadores, filmers, fotógrafos… contarán sus peores tours o anécdotas que no fueron comentadas en su momento. En las revistas y vídeos todos los tours parecen ídílicos y por suerte la mayoría de veces es así pero no siempre o con matices, tenía interés en conocer esas historias y he preguntado a unos cuantos viajeros… arrancamos con Roberto Alemañ, un hombre que ha visitado con su skate todo el globo y nos cuenta una de sus primeras aventuras entre las muchas que ha vivido:

Para mi era un viaje especial, mi primer tour de Consolidated a Hawai.

Iba a ser un artículo para Thrasher  Magazine y el último filming trip para terminar el video en el que estábamos trabajando.

Por aquel entonces  yo tendría unos 20 años y vivía en casa de mis padres en Matola a unos 5 klm de Elche. El vuelo salia a las 9.am ; Alicante – Madrid – Los Angeles – Hawai.

Antes de cenar con mis padres fui a Elche a ver a mis amigos tomar algo rápido y volver, tenia que hacer la maleta y levantarme a las 6:00 a.m para ir al Aeropuerto. Eso nunca ocurrió….. mis amigos me habían preparado una cena sorpresa en el restaurante de un amigo y la cena se alargo mas de la cuenta, una cosa llevo a la otra y una copa detrás de otra y otra y otra…… yo me quería ir a casa pero iba a ser la última noche con ellos en tres meses y la situación se complicó. Cuando pregunte la hora (no había teléfonos móviles en esta época) eran las 5:55 am.

NO LO PODIA CREER , LA CAGUÉ.

Estaba bastante bebido y no debí de hacerlo pero cogí el coche para regresar a casa, no dejaba de pensar en que si llegaba a casa en 15 o 20 minutos lidiaba con mis padres y el puro que me iban a echar, metía lo que pudiese en una maleta y salía disparado al aeropuerto, probablemente podría coger el vuelo,  pero no había margen de error.

De regreso a casa en el campo siempre era peligroso y esa noche no lo fue menos.  Carretera desierta noche oscura y a lo lejos veo las luces de la policía, no lo podía creer, un martes a las 6:15 de la mañana por esas carreteras no podría ser otra cosa que un control. Estaba jodido, mi sorpresa fue que no era un control, era un coche de policía que venia en sentido contrario y lo que hicieron al verme ,aun desconozco el porqué, fue que se pusieron en mi carril encendieron todas las luces de colores que llevaba su coche y las largas que me cegaron por completo y tuve que detenerme en medio de la carretera.

Ellos se aproximaban muy poco a poco y mientras tanto eso me dio tiempo para  pensar que podría decirles o que podría hacer para salir de aquella situación en el menor tiempo posible. Lo único que se me ocurrió fue que de alguna forma cuando me hiciesen bajar del coche tenia que usar esas luces tan cegadoras a mi favor por lo que de alguna forma tendría que situarme en algún sitio que las luces les cegaran a ellos y no a mi. No se como mierda lo hice pero me hicieron bajar del coche y en menos de un segundo ya estaban ellos mirando hacia su coche y yo en medio lo cual no les dejaba ver bien la tajada que llevaba. Había funcionado a penas podían fijarse en mi cara porque sus propias luces les cegaban. Les conté la película de que era de Matola y en 3 horas salía hacia Hawai a un tour de skate para Thrasher la mejor revista del mundo, que justo estaba regresando de Elche de despedir a mi novia que no la vería en 3 meses. Era profesional de skate para hacerlo mas real les dije que podrían abrir el maletero y verían mi patin.  Probablemente no habrían escuchado una historia así en sus vidas, era tan surrealista  que por un momento ni yo la creía…

Momento de silencio….. miradas entre ellos ……… silencio …….. miradas, hablaron  entre ellos y por fin uno me pregunto a que hora salía el avión y les recité el itinerario al dedillo, con horarios, escalas y llegada a Hawai. Por muy surrealista que pareciese no podría ser mentira , no tartamudee en ningún momento y respondía las preguntas siempre igual, no había fallo tenia que ser verdad. Me dejaron ir. Gritaba de alegría. Un problema menos, ahora me quedaba lidiar con el poco tiempo que me quedaba y con mis padres.

Llegué a casa a las  6:45 am y ahí estaban mis padres esperándome y no con muy buena cara,” DESGRACIADO”, “SINVERGUENZA” a gritos fue lo mas suave que escuchaba constantemente mientras llenaba la maleta cogía el pasaporte y me metía en el coche.

Tampoco ayudo que le dijera a mi padre que corriese o perdería el avión, por un momento pensé que daría la vuelta y me quedaba sin viaje. Pero cerré la boca y……  Silencio, no decía nada, solo tragaba sermón.

8:00 am (normalmente en esta época había que estar dos horas antes en el aeropuerto para viajes internacionales) me fuí corriendo al mostrador de Iberia y les lance mi billete ( en aquella época Consolidated compraba los billetes y me los enviaba por Fedex, lo cual era un billete físico de papel)  , estaban cerrando y no me querían dejar montar, yo les dije que el vuelo era a Madrid y que me tenia que dejar montar si o si,  o perdería el vuelo a USA empezamos a discutir con un tono de voz que todo el mundo empezó a darse la vuelta y mirarnos y  por fin acepto y me pidió el pasaporte.

Todo empeoró cuando mi apellido en el billete estaba cambiado, ni yo me había dado cuenta hasta que la señorita me lo dijo. Roberto Martinez Alemañ cuando en el pasaporte decía Roberto Alemañ Martinez. En esa época fallos así te dejaban en tierra. Y para esta azafata no iba a ser diferente. Lo sentía mucho pero no podían dejar montar pasajeros cuando los nombres no coincidían.

Yo atacado por una ira loca al ver que esta subnormal no colaboraba lo mas mínimo y su misión era dejarme en tierra me puse a gritarle como loco que quería hablar con su superior que el fallo del billete era porque lo compraron en usa y habían puesto mi segundo apellido delante pensando que era mi segundo nombre como hacen allí, que llamara a su superior o no dejaría de gritar. Que era un error de nada que ella misma podría cambiar con el ordenador.

Tanta fue mi insistencia que vino el superior y le rece por su madre y la mía que me dejase montar al avión, que me iba a Hawai que era de Matola y que probablemente era la primera persona de Matola que iría a Hawai que eran las vacaciones de mi vida que había estado ahorrando durante meses. No recuerdo todo lo que le conté pero muchas cosas mas y funcionó. Me dijo que me dejaría montar hasta Madrid y luego tendría que ir al mostrador de American Airlines y que arreglara con ellos el problema del billete.

El avión se retaso por mi culpa y cuando monte estaban todos sentados mirándome con cara de pocos amigos ya que habían dicho por el altavoz que el avión estaba retrasado por un problema con un pasajero. Era yo. Pero estaba en el avión.

10:45 am Madrid:

– Mostrador de American Airlines: Buenos días señor en que podemos ayudarle.

– Yo: Buenos días , nada que me han comprado el billete con los apellidos cambiados, viajo ahora con ustedes hasta Hawai y quería ver si me pueden cambiar los apellidos en el billete.

– Mostrador de American Airlines: Faltaba mas señor , ocurre todo el tiempo , no tomara mas de unos segundos en solucionarle el problema ………….   30 segundos después…..   aqui tiene Señor, le deseamos buen viaje.

– Yo: Gracias.

13 horas después me encontraba en la sala de secundary en el aeropuerto de Los Angeles, es el lugar donde no quieres estar cuando viajas a USA y los motivos no eran nada buenos, Darles una explicación de porque una compañía de skate había comprado mi billete a USA si no tenia visa de trabajo…

Esto ya es otra historia mucho mas jodida que la que me llevo hasta allí…..