Skip links

Main navigation

Tours fallidos 4: Silvia Serret

Para esta cuarta entrega contamos con Silvia,skater  mítica donde las haya y con mucho skate a sus espaldas. En este relato nos enlaza un tour con aspectos más personales que hacen más profunda la historia.

Son muchas las historias de viajes fallidos, fustrados o con anecdotas buenas en más de 27 años patinando y no es fácil decidirse, despues de días pensando que viaje contar y otros días en recordar lo que paso, os hablare del primero.

Yo llevaba muy poco patinando, 6 meses 1 año maximo,tenia unos 12-13 años, vivia en barcelona, patinaba/jugaba en en mítico y emblemático desaparecido skatepark de Turo-park y unas semanas antes de las olimpiadas de 1992 decidieron los locales del park irse de la ciudad, mucho turista y policia suelto por la ciudad.Decidieron que el destino fuese el skatepark de Blagñac, en Francia.

Las cosas por mi casa no andaban nada bien, discusiones, golpes y olor a alcohol cada día y decidi irme con mis amigos donde fuera con tal no aguantar esa situación, al menos por unos dias.Por supuesto mi madre no me dejaba y yo era muy gamberra, mas que ahora y decidí irme con ellos.
Realmente no me acuerdo si fuimos a dedo, en coche de alguien, en tren, ni idea, (para soportar/olvidar un rato lo de casa empecé a fumar los porros y a veces olvido otras cosas) jejejejje

Todo parecia idílico, estoy con amigos de viaje a otro pais para patinar, felicidad en estado puro, llegamos y un parque enorme ,se me abrieron los ojos como los dibujos japoneses, ¡ojala aun exista! un vert tocho, un minivert, unas minis con spine que daban a un bowl semi cerrado mas la zona de street muy divertida y ocupaba mas o menos lo mismo que todas las rampas, un skatepark tocho en mayusculas y más para esa época.

Por supuesto una cria de 13 años no tenia mucho dinero y mucho menos cabeza para planter como regresar a casa, tampoco no era momento de pesar en problemas y disfrute de todo lo que pude esos días, todos llevaban tiendas de campaña y al lado del skatepark habia una carpa donde dormiamos todos juntos, pero cuando faltaban 2 o 3 días para irnos todo se torcio, una persona que no voy a mencionar, (su conciencia ya sabe quien es) me acuso falsamente de robarle su dinero y no podia comprarse el billete de vuelta, le habia robado y dejado tirada sin poder volver.
Todos le creyeron y me tacharon de ladrona, de robar y a un colega? hoy en día me sigue revolviendo el estomago esa situacion.

Casi todos eran niños bien, con padres estables economicamente hablando y supongo que es mas fácil acusar a alguien que no tiene y puede necesitar que a alguien que lo tiene todo. Como si los ricos no robaran jejejjee, tampoco se planteo de haberlo perdido o que ni lo llevara y estuviera igual de tiesa que yo.

Con mis típicos modales les mande a la mierda y me instale debajo del spine de las minis los 2 dias que quedaban hasta volver, la verdad que estaba genial, una tienda de campaña de madera, hasta estaba mejor que en la carpa, menos frío.

Entre unas cosas y otras un amigo llamó a sus padres para decirle que no teníamos como volver, le explicó la situación, pillaron el coche y nos vinieron a buscar, nos metiron en el coche y ni una palabra todo el viaje hasta llegar a Barcelona, me dejaron en la puerta de casa y mientras subia los 4 pisos sin ascensor pensaba en la bronca apoteósica  que mi madre me daria y efectivamente, no fue menos o igual que las otras “enganchadas”. Me había denunciado por desaparición, habia llamado a todos los hospitales, comisarias, etc. motivos le dí a la señora jejejje ,menudo susto . A lo mejor es tarde jejejej y seguramente no leera esto, pero… perdón madre!

Entre una de tantas consecuencias que viví, la más importante es que me prohibieron patinar, me prohibieron que fuera feliz, no podia ser, no entraba en mi cabeza que la gente que se supone que esta a tu lado y tendría que ayudarte a ser feliz, insistieran tanto en buscar lo contrario.

A partir de ese día no podía entrar un skate en casa, acababan en algun container de la zona, mi madre sabia que si lo tiraba cerca iria a buscarlo y así fue varias veces, me vi buscando mi skate container tras container y nunca recuperé ninguno, desde ese momento me lo guardaba mi vecino y buen amigo hasta hoy en día German, conocido como Pigúi.

En ese momento empece a ser otra persona, por primera vez sentía lo que era la decepción total y doble en estado puro, sin hielo, sin cortar. Una doble decepción, familiar y de amistades, una persona por mentir y otras por creersela y darme la espalda por una mentira. Fue tanto el machaque de la peña de Turo que decidí irme a otro park a pasar las tardes y buscar ser feliz con mi skate y buena gente, a la Guinaúeta y la rampa de la Sagrera fui a parar muchos años, conservando buenas amistades de todos lados.
Me cerre bastante en mí misma, me costaba confiar en la gente, hoy en dia aun lo estoy trabajando jejejeje.
Entonces después de ese viaje y post-esperiencia, el skate furtivo empezaba a correr por mis venas, ese tour empezo en 1992 y acabará el día que me baje definitivamente del patin. Os lo cuento mas adelante, de momento no hay intención, aunque el cuerpo a veces me pide una retirada. ¡Skate hasta que me mate!